Blogia
CruceDeCaminos

Obama

Obama

 

 

Hola.

 

Hablar de política y de política internacional se ha convertido en una "Rara Avis" en este Blog... aún cuando antes, al principio de los tiempos, era algo común.

El resultado es que me he ido alejando de mi yo reivindicativo y furioso para tomar una distancia más que considerable de lo que pasa en el mundo. Supongo que como todos, cuando uno va haciéndose mayor va alejándose de la batalla para mirarla desde lejos.

Pero quizás sea hora de retomar el pulso y de ganarse el pan.

 

Estamos en la frontera con el cambio, un cambio quizás tan importante como fue en su día la llegada de Roosevelt a la Casa Blanca. Roosevelt sacó al pueblo americano de la crisis económica posterior al crack del 29 pero lo que es más importante, tuvo la valentía de involucrar a su país en la Segunda Guerra Mundial.

Mucha gente cree que en EEUU un presidente solo puede ser Presidente por dos legislaturas... 8 años... pero es únicamente una cuestión tradicional impuesta por George Washington, aunque por suerte todos, excepto uno, la han cumplido. Gracias a Dios, Bush tenía fecha de caducidad por este motivo.

He dicho que había una excepción (sí no me equivoco). Franklin D. Roosevelt ganó 4 elecciones consecutivas a Presidente y fue Presidente durante 13 años, sin cumplir íntegramente su último mandato porque murió en el cargo. Su mandato no fue perfecto y aún con el, hay sombras y claroscuros de su gestión. Pero antes de morir nos dejó una lección para el futuro.

A medida que la Segunda Guerra Mundial avanzaba, al industria armamentística en EEUU se fue haciendo más y más grande y más y más poderosa. Ante ello, en uno de sus últimos discursos, Roosevelt advirtió ante su creciente poder y el interés de estas empresas en mantener conflictos permanentes en cualquier parte del mundo para no ver mermados sus beneficios. Ni que decir tiene que aquella advertencia cayó en saco roto y lo primero que hizo su sucesor, Harry Truman, fue lanzar la bomba atómica sobre Hiroshima y Nagasaki. Desde aquellas palabras, ni un solo Presidente norteamericano, sea Demócrata o Republicano, ha tenido una legislatura sin conflictos bélicos.

Ahora, después de estos ocho años infames y con las puertas abiertas ante esta inundación, en forma de crisis económica global;de crisis de liderazgo y de derechos; de crisis de libertades y de voluntades; de crisis de bienestar y de pobreza; imposible de parar o mitigar, tenemos ante nosotros la oportunidad de cambiar mucho de lo que no funcionó el siglo pasado y que nos ha llevado ha donde estamos ahora. En una tierra baldía, sin dinero, sin libertades, sin solidaridad y con la hipocresía de ver como dos terceras partes del mundo mueren en una sangría sin fin.

 

Barack Obama ha surgido con la voluntad del cambio y como una piedra que cayó en un estanque en el año 2004, con "La Audacia de la Esperanza", ha ido formando una marea que paso a paso ha ido avanzando y que con toda probabilidad, sí nada extraño ocurre, acabará llevándole el próximo martes a ser el hombre con mayor poder en el mundo.

Su inteligencia, su poderosa retórica, su origen y su trabajo anterior hace preveer que es la persona que necesitábamos para encontrar de nuevo el camino o al menos para capitalizar su liderazgo. El suyo es el liderazgo de la esperanza que tanto tiempo llevábamos necesitando y parece que por fin llega.

He oído en muchos lugares y de muchas fuentes que su mandato no durará, que el Status Quo tiene que prevalecer y que su destino, que tan ligado parece al de los hermanos Kennedy, tendrá un mismo final, con su cuerpo yaciendo frente el memorial de Lincoln y tomando el camino para Arlington.

 

Pero para mi eso es miedo. Es miedo a tener confianza y que en un golpe nos la arrebaten. Es miedo a creer en que aún se pueden cambiar las cosas y que luego todo se desvanezca. Es miedo a la audacia de la esperanza.

Y también es el miedo de muchos a que el mundo cambie. Y que con ello pierdan sus privilegios.

 

"This is preeminently the time to speak the truth, the whole truth, frankly and boldly. Nor need we shrink from honestly facing conditions in our country today. This great Nation will endure as it has endured, will revive and will prosper. So, first of all, let me assert my firm belief that the only thing we have to fear is fear itself — nameless, unreasoning, unjustified terror which paralyzes needed efforts to convert retreat into advance. In every dark hour of our national life a leadership of frankness and vigor has met with that understanding and support of the people themselves which is essential to victory."

Franklin D. Roosevelt,

Discurso de Aceptación en la Convención Demócrata del 2 de Julio de 1932.

 

Carlos.

 

 

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

0 comentarios

¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres