Blogia
CruceDeCaminos

Sexto Cruce. Lux

Sexto Cruce. Lux

La palanca era cromada y en su reflejo unas uñas rectas y cortas que la acababan de acariciar para abrir la puerta. El deportivo era rojo, como suelen ser todos los deportivos de verdad, siendo esto así desde que Enzo Ferrari eligió este color para su primer modelo. Aunque este no era un vehiculo de tan alta categoría sino más bien un pseudo-descapotable coreano que tanto abundan ahora. No tenía la magnificencia del diseño italiano ni la potencia de un motor alemán.

La mano pertenece a una mujer, su piel está ya ligeramente arrugada y parece fuerte. En su muñeca un reloj masculino, deportivo, como los que se usan para hacer submarinismo. Subimos por su brazo y encontramos una camiseta ajustada que deja ver su musculatura fibrosa. Probablemente sea deportista o simplemente le guste estar en forma.

A pesar de esa fortaleza física, la chica se estremece como un bambú y al bajarse del coche vemos como está llorando. No hay nadie que pueda verla, como tampoco hay nadie que pueda ver la sangre que tiñe el faro derecho de su coche.

Sabe lo que acaba de hacer y lo que puede sucederle. Tiene tanto miedo que se sienta en el pavimento con las manos en la cara. Intenta saber que hacer ahora y se debate entre correr a decir la verdad o intentar encontrar una puerta falsa para escapar indemne.

“... esto no puede haberme pasado. No puede jodérseme la vida de esta forma. Yo no quería hacerle daño, pero se me cruzó... no pude evitarlo... mierda, mierda, mierda,... me tenía que haber quedado allí,... hay que ser estúpida para darse a la fuga...”

Al cabo de un momento se pone de pie y camina alrededor del Hyunday rojo. Inspecciona fríamente la apariencia que le dan esas manchas rojas al faro destrozado. Su mente está obnubilada y todo la lleva a adoptar la decisión equivocada.

“...Si se descubre que tu eres la culpable de ese atropello, adiós a las competiciones y a los patrocinadores. Adiós a tus sueños. Adiós a tantos años de trabajo desde que eras una niña... pero quizás no este muerto, solo mal herido... quizás acepten que me asustara al principio...”

Se acercó al faro y lo miró de cerca. Podía contemplar las pequeñas esquirlas de plástico transparente rotas y algún pedacito de carne adherida en su interior.

Abrió el maletero y saco una vieja camiseta que usaba para limpiar los cristales y eliminó todos los restos de sangre que pudo, luego se dio la vuelta y se volvió a montar en el coche. Dio un par de vueltas por el polígono industrial y buscó algún taller que tuviera pinta de estar abierto. Solo encontró uno, muy destartalado y con unas puertas metálicas oxidadas y llenas de pintadas. Dentro se veían coches desguazados y por el camino hasta la puerta un hombre con un mono mugriento.

-¿Qué quiere? –Preguntaron al otro lado con desgana.

-Hola, verá... –la joven dudaba- ¿quería saber si estaba abierto?

-No, ya hemos cerrado, si quiere algo, venga mañana.

-Bueno, solo quería saber si podía dejar el coche algunos días y que usted me arreglara el faro, es que he chocado contra un bidón de basuras...

-¿Sabe que le costará más dinero por servicio especial?

-No me importa.

-Está bien. Métalo dentro.

La chica le dejó al mecánico el coche y convino en que volvería a por él en dos o tres días. El coche quedó a registrado, en la pizarra que tenía el mecánico para anotar a sus clientes, a nombre de Lucia Ortega. Luego, desde su móvil llamó un taxi para que fuera a recogerla.

Lucía Ortega. Por todos conocida en el mundo de la natación como Lux.

Continuará...
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres

3 comentarios

Marta -

Yo lo digo de oídas, que conste, que yo, de momento, no conduzco :p
Y, suponía que para tu trama, tenía que ser mujer, jeje, sólo era por fastidiar un poquitico.

Carlos -

Para mi, en la trama que tengo en mente, era más importante que fuera mujer que hombre. Ese es el motivo.

Siempre hay una excepción que confirma la regla, no? Es cierto, las mujeres conducen mejor.

Marta -

una tía? No me hagas eso, una chica si se hubiera parado, o no? Además -tópico feminista- las mujeres conducen con más cuidado :p
¿Y esta publicidad? Puedes eliminarla si quieres